Buscar

De una cocina a la otra: Mi jornada de Sun Valley Kitchen a Convivio Café

En 2016, una amiga mío me presentó a Sun Valley Kitchen, una cocina que pronto se convertiría como un hogar cálido para mí durante los años siguientes. Había comenzado recientemente a dar clases de cocina para adultos en otra organización sin fines de lucro en el suroeste de Denver, y mi amiga pensó que podría estar interesada en expandir mi clases y voluntariado con niños en Sun Valley, un vecindario cercano. Después de conocer a Glenn Harper, el director y fundador de Sun Valley Kitchen (SVK) y, sobre todo, extraordinario guerrero de la comunidad, no me tomó mucho tiempo decir que sí a esta oportunidad emocionante de compartir con una nueva comunidad. Desempolvé mi cerebro de maestra de escuela primaria y planeé la primera clase.



El formato era bastante sencillo: cada semana, traía el plan de lecciones, el menú y los ingredientes, y con la ayuda de voluntarios y mentores adolescentes, preparábamos comidas saludables con niños de edad primaria en el vecindario, y las compartíamos con la comunidad.

Sin embargo, la curva de aprendizaje no siempre fue tan sencilla. Encontrar el balance delicado de los pasos de cocción correctos (ni demasiado complicados ni demasiado simples para los niños), los ingredientes saludables correctos; Por ejemplo, las remolachas (betabel) en un pastel de "red velvet" se pueden ocultar fácilmente, pero los frijoles negros en la masa de los brownies - ¿cómo te atreves? Ese delicado balance entre los ingredientes y sabores nuevos y a la vez apetitosos para los niños, pero bastante fáciles de recrear en casa.

En cuanto a los platos que creé, les diré que en los chicos no hubo timidez al compartir sus opiniones sobre algunas de mis recetas al tratar de colar trucos saludables en platillos deliciosos y tradicionales. "Miss Vivi, por favor, no ponga pepino en mi pastel de chocolate?" Para que les conste, era pastel de calabacín y chocolate, pero entiendo de dónde venía el comentario de esta pequeña.





Cada sábado era básicamente un caos controlado: Daisy y yo preparábamos la cocina, los ingredientes y los voluntarios. Glenn hacía sus rondas de reclutamiento por el vecindario, un poco como el flautista de Hamelín, tocando todas las puertas del vecindario con cálidas invitaciones y regresando con una docena, veinte, a veces veintiséis niños de primaria a cuestas. Algunos incluso traían a sus hermanos menores. Digamos que no fui el único que usó los taburetes para alcanzar los productos en la cocina.

Para comenzar, nos sentamos alrededor de una mesa comunitaria para tomar un refrigerio (no se puede comenzar con el estómago vacío), discutíamos la Frase del Día, presentaba el menú y los nuevos ingredientes. Nos lavamos las manos y siempre comenzamos con las reglas esenciales del uso del cuchillo: cómo tomarlo correctamente (no lo uses para señalar a las personas, por favor), cómo sostenerlo al cortar, dónde ponerlo cuando hayas terminado tu tarea (nunca en el agua jabonosa). Después de esta introducción, es hora de ponerse los delantales y a cocinar. Pica, ralla, mezcla, remueve, juega y comparte.


En apenas una hora y pico teníamos una comida preparada, una mesa puesta con platos, tenedores y servilletas de verdad, y unas cuantas jarras con leche y agua.

Como dije, caos controlado. O tal vez, llamémoslo magia caótica.

Por supuesto, no podemos olvidar el tiempo 'alrededor de la mesa' comiendo juntos, donde todos compartíamos: "Lo que hice hoy fue...". o “El nuevo ingrediente que probé hoy fue…” Este tiempo fue tan preciado para mí, ya que pude enseñarles a los niños el valor de compartir con los demás en una mesa de comida deliciosa y saludable (la mayoría de las veces).





Estos años de cocinar con niños de todo el mundo me han enseñado algunas lecciones importantes con una curva de aprendizaje a veces empinada. Primero, NUNCA use chocolate derretido para cubrir plátanos congelados (un bocadillo tradicional guatemalteco, choco-banano); solo conduce a encontrar chocolate derretido en todas partes, incluido hasta en el techo. Además, aprenda a deletrear correctamente los nombres de los niños en sus etiquetas de identificación y tómese el tiempo para memorizar su unidad familiar y país de origen; puede ser un desafío, pero vale muchísimo la pena. Finalmente, crear un menú que sea divertido, delicioso para los niños, saludable y apto para alimentos halal, todo ello manteniendo el tamaño correcto de las porciones, ES UN ARTE. Además, esté atento a los chicos que están listos para "ayudar a los niños grandes" usando el horno o la estufa en la cocina industrial.


Los niños: brillantes, curiosos y hambrientos. La mayoría de ellos proveniendo de familias de inmigrantes, como yo. Muchos hablaban poco inglés y, a menudo, lo hablabal con acento, como yo. Y todos siguiendo la historia de aprender a encajar y comprender la cultura estadounidense, al igual que yo. Recuerdo cuando unos niños se dieron cuenta que yo también tenía acento, o que yo era de Guatemala. "Miss Vivi, ¿dónde está eso en el mapa?"

Uno de mis recuerdos más felices como inmigrante y ahora ciudadana estadounidense es compartir mi pastel de celebración de ciudadanía, decorado con dos banderas de Guatemala y Estados Unidos, con los chicos. Un poco más tarde, pude compartir la misma felicidad por uno de los niños quien tuvo su propia ceremonia de ciudadanía. El lazo que nos une a todos: la comida.


Pude ver crecer a estos niños, literalmente. Sábado tras sábado y año tras año, aprendí más sobre la comunidad de Sun Valley. Conocí a los hermanos, los padres y los tutores. Celebré cumpleaños y graduaciones. Aprendí más sobre los efectos de la inseguridad alimenticia. Todo en esta increíble, unida y diversa comunidad escondida detrás del estadio de fútbol de los Broncos.


También pude verme crecer. Además de las clases que impartí, participé en una serie de intercambios culturales de clases de cocina con otros chefs inmigrantes. Ayudé a mi amiga jordana a ejecutar su menú que incluía el mejor falafel de Denver. Cuando se le preguntó cómo había aprendido a cocinar, respondió: "¡En YouTube, por supuesto!". Para muchos de nosotros como estadounidenses nuevos, la migración puede ser uno de sus mejores y más duros maestros. Con otro chef de la comunidad, tuve un asiento en la primera fila para aprender a preparar la sopa de lentejas somalí más deliciosa. También me regañaron (dulcemente) algunas damas vietnamitas por mi falta de técnica al enrollar los eggrolls (nunca del todo perfectos). Me escapaba a menudo de mi trabajo en el centro de la ciudad para comer los especiales de almuerzo de los chefs comunitarios los jueves en SVK. Incluso pude compartir un poco sobre la cocina guatemalteca con amigos curiosos y vecinos de la cocina.


La cocina de Sun Valley, sin duda, fue mi lugar felíz. Un lugar felíz donde obtuve mi primera experiencia real en una cocina industrial completa, un restaurante y un centro comunitario. Como cocinera autodidacta, era un mundo muy nuevo y diferente.


En el 2020, trabajaba para un bufete de abogados de inmigración y todavía trabajaba como instructora de cocina los sábados y comía regularmente en el SVK. Recuerdo claramente haber tenido nuestra última clase de cocina el 18 de marzo. Ese sábado, compartí la receta de panqueques muy especial de mi abuela (no se lo digas a mis hermanas). Posteriormente, recibí un correo electrónico que decía que SVK estaría cerrado durante 2 semanas. Luego otro correo electrónico pidiendo donaciones para la despensa de alimentos. Luego, me despidieron de mi trabajo. Fue una decisión fácil para mí dedicar más tiempo al voluntariado en SVK los miércoles y sábados en su despensa gratuita de alimentos mientras se resolvía mi situación laboral.

Al mismo tiempo, en medio de toda esta incertidumbre, decidí que no había mejor momento que ahora para seguir mi sueño de abrir un café inspirado en Guatemala, totalmente bilingüe y propiedad de mujeres: Convivio Café. Mi socia, Kristin, y yo habíamos hablado sobre la idea durante años, y ahora tenía tiempo para trabajar en la idea mientras el resto del mundo y mi vida estaban en el limbo.

¿Iniciar una pequeña empresa justo en medio de una pandemia? Sí, es exactamente lo que hicimos.





Recuerdo haber presentado con nerviosismo, por primera vez, nuestra propuesta de negocios oficial de Convivio Café a Glenn y Daisy, a través de zoom. Viendo atrás, me encanta que fueran los primeros en escucharla, y nos dieron excelentes comentarios, conexiones, ideas y mucho ánimo para seguir adelante.


Un poco más tarde, Glenn me informó que SVK había recibido una beca para un puesto de tiempo completo para administrar el programa Healthy Food for Denver Kids en SVK. Y me invitaron a aplicar. ¿Yo? ¿Trabajando tiempo completo en SVK? ¿Seguir trabajando en el vecindario con estos niños con los que literalmente había crecido, con la idea de crear un programa de clases de cocina virtuales, programa de empleo para jóvenes y el programa de comestibles sin costo? Este trabajo me permitiría tener un trabajo remunerado y apasionante durante la pandemia mientras continuábamos haciendo nuestros planes para el café: establececiendo colaboraciones con agricultores en Guatemala y Nicaragua, comenzar las ventas en línea de nuestro delicioso café, promover nuestro producto en los mercados de agricultores y buscar nuestro perfecta ubicación física.

Acepté el trabajo y me comprometí por un año, con la advertencia de que una vez que Convivio Café despegara, tendría que mudarme. Glenn estaba totalmente de acuerdo y fue nuestro mayor apoyo. Después de todo, eran los mismos amigos que me animaron a "ir a por ello" con Convivio, soñar en grande y seguir trabajando duro.


Así que aquí estoy hoy, después de compartir los últimos seis años de mi vida con una cocina en SVK, haciendo la transición a una nueva cocina en Convivio Café. He ganado, aunque solo sea por ósmosis, algo de esa brillante energía emprendedora que recorre en SVK. Desarrollé la confianza y las "ganas" (como decimos en Guatemala por esa escurridiza idea de valor) para ser una Chef Comunitaria, una cocinera con aspiraciones y sueños para compartir mi cultura, mis recetas y mi creatividad. Me prepararon para llevar esa energía a un nuevo espacio con el espíritu inclusivo como SVK. Estoy muy agradecida con Glenn, Amos, Daisy y toda la comunidad de SVK que me ha animado tanto en la cocina de SVK como en la cocina de Convivio, y no puedo esperar para recibir a mis amigos en nuestro café.

Entradas Recientes

Ver todo